Voto electrónico, ¿es factible para el plebiscito?

Por Tribuna - 23/09/2020

Salvador Esquivel,  Líder de Ciberseguridad de ITQ Latam, aborda las ventajas y desventajas del voto electrónico, incluyendo los retos de seguridad.

A poco más de un mes del próximo plebiscito ciudadano y considerando las restricciones sanitarias, es válido cuestionarse cuán factible podría ser la implementación del voto electrónico.

En la actualidad, varios países a nivel global son los que lo tienen implementado con el principal objetivo de fomentar la participación ciudadana en los procesos electorales  y sumar con esta modalidad una opción más al voto por correo y al presencial. Entre ellos, Suiza, que lo implantó en 2005.  En Australia, el 63% de los habitantes de Nueva Gales del Sur optó por el voto online  en sus más recientes elecciones. En Ontario, Canadá, el voto por internet se utiliza desde 2003;  y en Nueva Escocia, desde 2008. En Estados Unidos, se usa en Florida y Virginia Occidental.

Indudablemente, es una modalidad que tiene ventajas y desventajas. Entre los beneficios, lo más evidente es la movilidad, facilidad y  acceso; entre los contras, se puede mencionar la seguridad, la autenticación del votante, no da garantía del secreto de voto y posibilita su manipulación. Si se pone en una balanza, el desmedro es mayor.

Por lo anterior, probablemente el voto electrónico quizás nunca llegue a masificarse ampliamente, por ejemplo, para un plebiscito como el que se realizará en octubre próximo. Sin embargo, es indiscutible su valía para apoyar alguna consulta determinada  en ciertas organizaciones, como sindicatos, colegios profesionales, municipalidades, juntas de vecinos, entre otros.

Además, es una herramienta muy útil para el voto en el extranjero, siempre y cuando, el sistema garantice la seguridad de la información y del voto emitido. La tecnología adecuada y bien implementada puede ser de gran ayuda para sacar lo mejor de esta modalidad y aprovecharla en situaciones y/o zonas que lo requieran, siempre con el apoyo de expertos y empresas de ciberseguridad y tecnología acreditadas.

Con todo, aún estamos a años luz de poder implementarlo para consultas a nivel nacional. Sin embargo, el gran desafío es comenzar ahora  a invertir en investigación y desarrollo, así como en ciberseguridad y probidad para el futuro, porque el voto electrónico hoy no es una realidad en Chile, pero en 20 años, seguramente sí lo sea.

Artículos que te pueden interesar

En el ámbito de la tecnología, la inserción de la mujer sigue presentando desafíos

Ver más

Kaspersky y el rol de la mujer en ciberseguridad

Ver más

Los beneficios de unificar la seguridad informática en una organización

Ver más